Buscar
  • diegopaz.online

¿Pánico vs Experiencia? 5 principios

Actualizado: 21 de abr de 2020



No es la primera ...


En situaciones de gravísimas crisis, aunque en este caso su origen sea sanitario y por tanto diferente (siempre lo es) ... y a pesar de que una de sus consecuencias peores (al margen de los miles de muertes y afectados que deja tras de sí) sea una profunda recesión económica de envergadura aún desconocida, una y otra vez a lo largo de los últimos casi cien años el comportamiento humano y económico siempre ha sido prácticamente igual: empresas, negocios, inversores, ahorros ... huyendo presas del pánico, cerrando, vendiendo, desinvirtiendo; lo que en lenguaje inversor y financiero suele denominarse como "deshacer posiciones". Y esta enorme recesión no va a ser una excepción. Ya está ocurriendo a gran escala y en una magnitud difícilmente asumible por nadie.


Pero remontará la economía, saldremos mejor de esta situación de incertidumbre absoluta, creceremos económicamente y sobre todo, habrá nuevas oportunidades, nuevos protagonistas en los mercados y nuevos escenarios de negocio. Esto es indudable. Por lo que nos convendría -a tod@s!- que recordásemos estos sencillos 5 principios:


1. Nuestro Sistema económico volverá a crecer, en tanto no se cambie en sus cimientos, porque es por definición “viable sólo si crece". Y nadie ha dicho que nuestro Sistema Capitalista y de libre Mercado vaya a cambiar ...


2. Vender o desinvertir podría ser en estos momentos casi la peor opción o decisión (dependiendo de varios factores): se trataría de una evidente pérdida ahora, con el caos presente en los mercados y los precios desplomados, en lugar de una casi segura ganancia en unos pocos meses tras el seguro rebote que llegará en casi todos los Sectores de la economía. Siempre, claro está, que se pueda dotar de liquidez a un negocio, una empresa, un proyecto al que le faltan con urgencia los imprescindibles ingresos pero en esencia es viable por todo lo demás. La diferencia podría estar únicamente en unos pequeños cambios en el modelo de negocio, en su concepto, en la estrategia de inversión llevada a cabo o en el plan estratégico inicial y su adaptabilidad.


3. Tanto los Bancos Centrales como los distintos Gobiernos de diferentes países no se han vuelto locos movilizando cientos de miles de millones; el dinero que comienza a fluir para ayudar a la recuperación económica (con sus luces y sombras, como siempre ocurre "gracias" a las entidades financieras) lo está haciendo y lo hará tanto a tipos de interés bajísimos como -sobre todo- con la finalidad de inyectar liquidez (ayuda de urgencia en el corto plazo), y esa disposición de dinero se hace A TRAVÉS DE LOS BANCOS (no directamente a países, empresas o familias). En definitiva: ese dinero se va a devolver, sin duda. Pero se va a devolver porque la economía crecerá -es decir, se presta porque se espera que se podrá devolver- y así lo están "descontando" esos mismos Bancos Centrales que lo están poniendo a disposición y la Banca de cada país que lo está recibiendo.


4. Es momento de innovar, diversificar e invertir ... por INCREÍBLE que parezca. Aumento de liquidez, gran momento de oportunidades de negocio que se han quedado mal atendidas durante lo peor de la pandemia y sobre todo, materias primas bajando de precios a unos niveles sin precedentes (buen momento para aprovisionarse). Y miles de millones de seres humanos confinados, gastando tan sólo en bienes o en unos poquísimos servicios de primera necesidad. Gran momento para no desprenderse del capital humano imprescindible, de manera que un negocio o una empresa pueda salir "rebotando" y a máximo rendimiento en cuanto se pueda continuar la actividad. Hay que estar "los primeros en la línea de salida", y esto se logra sin dejarse llevar por el pánico o la visión cortoplacista.


5. Nuevamente puede parecer una locura decir esto, pero los grandes inversores (y algunos no tan grandes, pero sí bien preparados y asesorados) están haciendo verdaderas fortunas desde que la pandemia fue definida como tal por la OMS y comenzaron a desplomarse las Bolsas y los Mercados. A las caídas sin precedentes de todos los índices bursátiles (p. ej.) le siguieron subidas en términos porcentuales que han hecho muy, muy ricas a muchas personas bien preparadas y con dinero disponible. Si un inversor tenía "10 euros" invertidos antes del COVID19 y cuando se desplomaron las Bolsas su inversión cayó a "5 euros" (caída del 50%) puede perder esos cinco "si vende" ... o por el contrario si compra en ese momento, cuando la Bolsa rebote su ganancia será del 100% (al pasar de 5 a 10), el 80% o el 70% ... Es decir, vender fruto del pánico y el miedo, con los precios (no hablo de valor, ojo) desplomados, NUNCA debe ser una estrategia.


La economía volverá a crecer si no igual, incluso más que antes de la llegada de esta horrible pandemia y en unos pocos meses. La historia es insistente y nuestro sistema económico el mismo -y por tanto obligado a crecer-; así lo ha demostrado en el último siglo la situación posterior a la Segunda Guerra Mundial, la crisis del Petróleo, la crisis de las Punto Com, la crisis posterior a los terribles atentados del 11S, la recesión de origen financiero de años que siguió al derrumbamiento de Lehman Brothers ... Todas fueron globales, todas fueron de orígenes distintos y todas tuvieron unas consecuencias catastróficas. Y de todas se salió creciendo ... mientras hubo una ESTAMPIDA de dinero que "saliendo de los bolsillos de infinidad de ahorradores, negocios, empresas, familias ... fue a parar a unos muy pocos -pero muy hábiles y bien asesorados- bolsillos ya de por sí grandes".


A colocarse en la línea de salida ...!!



38 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Únete a mi blog para recibir gratuitamente artículos de interés:

¡Gracias!